viernes, 7 de junio de 2013

Donde dije digo digo Diego

Hace unos meses comenté que las políticas económicas parecían humor absurdo. Parece que el tiempo me sigue dando la razón.

Después de años con ZP y Mariano tragando con las imposiciones de la UE y demás organismos internacionales para adoptar políticas de austeridad, ahora resulta que hay que hacer lo contrario.

Por un lado en el BCE se han marcado un "donde dije digo digo Diego" en toda regla: ahora resulta que hay que bajar impuestos para reactivar la economía. Por otro lado en el FMI se han dado cuenta de que las políticas de austeridad no reactivan los mercados. Todo un misterio (porque es un misterio de los buenos que esta gente diga algo razonable).

Dicen que rectificar es de sabios pero si los "expertos" tardan años en darse cuenta de lo que todo el mundo sabe la mejor rectificación sería dejar en paz las economías de los demás.
Publicar un comentario