jueves, 16 de mayo de 2013

Cuando ser el mejor no basta

Una curiosa noticia sacudió los medios ayer: un científico premiado como el mejor físico de partículas de Europa ha sido rechazado en España por estar debajo de la media.

El joven gallego Diego Martínez Santos, actualmente trabajando en Holanda por la falta de oportunidades en España, optaba a una beca para poder volver a nuestro país y desarrollar aquí su carrera. Sin embargo fue rechazado por  haber "alcanzado en su campo un nivel de relevancia internacional algo menor que el de investigadores de edades similares a la suya" según palabras del informe. Lo gracioso (por decir algo, es más bien triste que gracioso) es que el mismo día recibía el reconocimiento internacional de ser distinguido con el premio al mejor físico joven de Europa por su trabajo en el LHC. Si el mejor no nos vale, ¿qué es lo que queremos?

Los defensores del sistema apuntan que cuando lo rechazaron aún no lo habían premiado. Pobre excusa, ¿cómo es posible que en España miren su currículum y digan que no vale y el resto del mundo mire el mismo currículum y diga que es el mejor?

Para que luego digan que los jóvenes cerebros españoles que se marchan al extranjero lo hacen "por ánimo de aventura" y no por falta de oportunidades.
Publicar un comentario